¿Para qué vale el sexo?

Veinte minutos es el tiempo máximo que la mayor parte de los hombres puede resistir. En el caso de las mujeres este cambia y es necesario tomar las precauciones debidas para evitar una falta de lubricación, un roce excesivamente repetido y el dolor coherente.

¿Cuál ha sido el veredicto?

Y si nunca lo has hecho, deberías de probar a hacer el amor al compás de la música. Los cambios de ritmo y de velocidad en tus movimientos provocarán en ella un extenso abanico de sensaciones que le producirán un intenso placer, llevándola al clímax con rapidez. ¡Pruébalo!

Los instintos, el amor y el desamor

¿Y sí va todo bien y conseguimos la meta prevista? ¡Puesto que a festejarlo! Para seguir este refuerzo positivo, necesitamos ponernos metas asequibles y especificar de qué forma lo vamos a celebrar y qué medalla nos vamos a colgar.

La importancia del puja

Para que este probar resulte efectivo debes tener presente que debes cambiar de zona en la que hacer las cosquillas eróticas frecuentemente. ¿Por qué razón? Porque si actúas durante mucho tiempo seguido durante una misma zona conseguirás que tu pareja se agobie.